עדכונים

  • Juan Zacarías פרסם עדכון עכשיו

    Hay que decir para ponerte en contexto que el Trastorno Obsesivo Compulsivo es un desorden que sufren sujetos con patrones de miedos, y normalmente suele estar considerado difícil de superar, y esto crea mucho sufrimiento en los pacientes lo que es un verdadero infierno. Para ellos, la angustia retiene la mente en un estado constante de miedo como consecuencia de temores y malestares. Es frecuente el miedo a agentes externos, que muchos días llegan a afectar su integridad física y emocional. En concreto estos pensamientos son el resultado de el TOC, que es un trastorno de miedo.

    trastorno obsesivo-compulsivo elevados estándares de ansiedad pueden llegar a ser tan altos que el individuo se enfoca repetitivamente en aquello que lo aflige y y realiza actos repetitivos llamados actos compulsivos. No se conoce cual puede ser la causa del TOC, aunque se dice que el único sistema de curar el TOC suele ser erradicar totalmente causa directa.

    Por ejemplo, uno de los actos compulsivos más usuales puede ser el de la higiene. La presencia de miedo recurrente e insistente a que las bacterias sean capaces de contagiarlos de una enfermedad produce que sea necesario para estos pacientes cerciorarse a ciencia cierta de que su piel o sus ambientes luzcan pulcros, y para ello revisan de manera obsesiva y repetida que la limpieza sea óptima. Para ello proceden a limpiar una y otra vez un mismo objeto a modo de rito hasta que los resultados los satisfacen. Otro patrón común es el de los actos de revisión. Estos individuos requieren una y otra vez asegurarse tanto como sea posible que una tarea fue terminada. Hacen cosas como cerrar una puerta, apagar un foco que se encuentra encendido, mover algún objeto, por solo mencionar algunos.

    Pese a que después de muchos años de investigación aún no está claro cuál es la causa y la forma de curar el Trastorno Obsesivo Compulsivo, es decir, la razón por la que progresa el problema en un individuo, recientes investigaciones apuntan a que es durante la infancia cuando podría tener sus cimientos este problema. La la alta demanda en los años de crianza de un niño pequeño o el castigo hasta los siete años de desarrollo, van a establecer inevitablemente las bases de inseguridad y baja autoestima en su identidad. A partir de ese punto, el individuo suele seguir viviendo con normalidad. Aunque ante algún hecho traumático el desequilibrio pudiera comenzar a dispararse y poco a poco hasta llegar al punto de ejercer dominio del comportamiento de la persona.

    El trastorno de ansiedad suele surgir y desvanecerse, mejorar, empeorar o incorporarse en la rutina diaria de un sujeto. Todo estará en función del nivel del trastorno, la correcta aplicación del modo de curación y también la voluntad de la persona de curar el TOC y esfuerzo liberarse. Frecuentemente resulta verdaderamente la psicología analítica y el seguimiento de métodos tradicionales de cura del TOC como por ejemplo los meditación. Es cierto que a veces estos no son efectivos y fracasan estrepitosamente y la persona se queda atrapado en su mismo dolor. Se puede alcanzar la cura del problema de ansiedad y superar el estado de angustia existencial que la gente vive, por culpa de este conjunto de síntomas que les arrebató la libertad. Generalmente la gente que tiene este problema gasta tiempo y ahorros en psicólogos intentando eliminar la causa del desorden o revisando mucho por Internet sobre algún tratamiento terapéutico.

    La tristeza acostumbra a acompañar a los sujetos que sufren con el Trastorno Obsesivo Compulsivo. Se trata de todo un cuadro de insuficiencias en la identidad del individuo. La realidad de no poder controlar lo que pasa por la mente y seguir adelante en un seguido estado de ansiedad y desasosiego no debe ser sencillo. Por ende, estos individuos, conscientes de que su existencia se vuelve complicada sin que de manera voluntaria puedan hacer algo al respecto, se atascan de tristeza e insatisfacción y es allí cuando la depresión se instala y comienza a invadir. El papel de la familia y personas cercanas al paciente se vuelve de vital importancia para aliviar su carga. Es fundamental discernimiento ya que la conducta compulsiva es involuntaria, aunque necesaria para estos individuos y contener dicha conducta solo elevará los niveles de pensamientos obsesivos por no tener la posibilidad de llevar a cabo la conducta que para ellos se hace inexcusable.